01 marzo, 2012

Bill Gates tiene razón



El Perú ya no necesita más memoria RAM ni “repotenciación”. ¿Así verá Bill Gates al Perú? ¿El magnate ve a nuestro país como otra aplicación o ventana más? El segundo hombre más rico del planeta, con una fortuna valuada en 56 mil millones de dólares, ha recomendado que países europeos como España deben destinar su ayuda solo a los países más pobres y no a los que tengan ingresos medios como el Perú. ¿Será realmente cierto que ya no necesitamos ayuda porque ya no somos tan pobres? 

Bill Gates tiene razón. Pongamos que sí. Que ya no debemos recibir apoyo económico para aliviar la pobreza en nuestro país. Por ejemplo todos aquellos programas sociales que se implementaron para enfrentar la desnutrición infantil –que aún persiste- ahora ya no deben ser financiados por la ayuda internacional. Entonces el gobierno central por fin asumirá sus responsabilidades y tendrá que buscar la mejor manera para continuar sustentado esos programas tan necesarios. ¿Por qué no a través de más impuestos a la población más rica del país? El que gana más que pague más. ¿No que ahora somos más ricos?

Bill Gates tiene razón. Europa ya no debe apoyar al sector rural peruano. No debe invertir para responder a los problemas de cambio climático y de inseguridad alimentaria que enfrentan los agricultores de Huancavelica, la región más pobre del Perú. Si ya no somos un país pobre, entonces que el gobierno nacional y regional asuman económicamente la labor de brindar capacitaciones y mejorar la infraestructura rural en esa y otras regiones. ¿Que el gobierno no tiene dinero? ¿No que ahora podemos ser tan ricos como un país europeo? Bueno entonces aumentemos los impuestos a todas las empresas mineras que operan en el país. ¿Siguen sin dinero? Entonces que el gobierno reduzca el presupuesto que reciben las Fuerzas Armadas y que lo destine a acciones de verdadero desarrollo. 

Lo que Bill Gates desconoce es que medio millón de niños peruanos menores de cinco años están desnutridos. Justo el mismo día que se conocieron sus declaraciones, se difundió en Perú el estudio “Desnutrición crónica infantil cero en el 2016, una meta alcanzable”, que retrata la dramática y escandalosa situación de los niños que viven en extrema pobreza. Por ejemplo en Huancavelica, el 54.6% de los niños menores de cinco años están desnutridos. ¡Más de la mitad! Y un escenario similar viven otras regiones del Perú. Y no estamos hablando de casos aislados. Aún existe pobreza generalizada y estructural. 

Y entonces ¿seguimos siendo pobres o no? Muchos equivocadamente piensan que ya no somos pobres porque ahora hay más conciertos de rock y gigantescos malls en las principales ciudades. Viven en una burbuja. En un falso concepto de éxito y desarrollo. Entonces el debate centrarse en definir cómo debe medirse la pobreza y la riqueza en el Perú. Reevaluemos los indicadores económicos. No midamos el “éxito” solo a través de las consabidas cifras promedio del PBI. Debemos entender que la calidad de vida no se mide solo por el sueldo que ganamos o el ingreso nacional, sino que existen otros factores determinantes para medir el desarrollo de un país, como el acceso a buena educación y servicios de salud, la reducción de la mortalidad o simplemente tener las oportunidades para ser o hacer algo. El famoso concepto de capacidad de Amartya Sen. 

Eso tampoco significa que el Perú debe quedar siempre como el “Programa Juntos” de Europa. Por ello la cooperación internacional no debe utilizarse como asistencialismo sino bajo un enfoque de verdadero desarrollo. ¿Cómo desinstalar la pobreza? ¿Cómo actualizar nuestro software de desarrollo? Las declaraciones de Bill Gates demuestran una mirada limitada sobre la realidad peruana. Basado solo en cifras macroeconómicas. La actualización sobre la realidad de Perú no está instalada correctamente en su disco duro. Usted debe desfragmentar y reiniciar el sistema.



1 comentario:

  1. Si queremos seguir siendo mendigos, debemos seguir pensando que siempre tienen que regalarnos las cosas, debemos cambiar la mentalidad de nuestra gente y llevarlos a un concepto de trabajo y generación de valor como un bien supremo de nuestra sociedad, pienso que no debemos educar a nuestros hijos con la idea de ser mendigos y pensar siempre en recibir limosnas, esto debemos de cambiar.

    ResponderEliminar